miércoles, 2 de marzo de 2011

Our song


Eso de dedicar canciones siempre me ha parecido algo encantador. Por supuesto, depende de quién la dedique. Y para mí, lo principal es que la letra se identifique con lo que quieres hacer llegar a esa persona.
Hay parejas que tienen una canción que los identifica, yo no tenía una en específico, sólo ponía a reproducir muchas y en cada frase lo sentía a él, y la cantaba y quería que estuviera oyéndome, o parecía que fuese un grito acerca de mis sentimientos.
Pero la canción adecuada llegó y hoy no puedo parar de oírla.
Recuerdo la primera vez que la escuché. No paraba de sonreír e imaginar que era él quien la había creado para mí. Era increíble.
Y a la siguiente mañana me desperté con una dedicatoria en mi muro. Era esa canción, y yo estaba muriendo de felicidad.
Dice exactamente lo que vivimos. Sobre todo, que cada día me repite que soy hermosa sin que yo lo presuma y que me ama y me soporta tal cual soy.
Pero no le bastó eso.
Una nueva mañana la convirtió en mi canción favorita a partir de ahora: él tocándola en guitarra para mí.
¿Acaso hay algo más romántico?
Y hoy quiero compartirla con ustedes, porque es maravillosa, porque no paro de oírla, porque cada vez que la escucho pienso en él y me siento inmensamente querida y FELIZ.
Disfrútenla.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada