miércoles, 1 de febrero de 2012

         Ese momento en el que tienes claro lo que quieres, pero no sabes si sea lo correcto ir por ello.
         Es como tomar una gran decisión de vida: exponerte o quedarte en la sombra, esperando que suceda el milagro.
         Esa maldita sensación de que si lo intentas un poco más lo lograrás, pero llega otra caída y dudas… sí, crees que no serás suficiente.
         Pero te levantas y continúas. Olvidas los obstáculos, el límite eres tú.
         Y comienzas a ver señales en todas partes, casi como gritándote: ¡tú puedes!
         Entonces, sólo entonces, sales de tu escondite y enfrentas los rayos del Sol. Esperando así alcanzar tu sueño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada