viernes, 30 de noviembre de 2012


-No sé cómo voy a volver a confiar en alguien.- le dijo Cler a María, mientras encendía un cigarrillo para acompañar el frío de aquella velada.
-Confiar no es fácil, pero debemos hacerlo.- contestó María.- ¿Has visto acaso cómo funcionan las relaciones hoy en día? La gente aprende a fiarse con el tiempo.
-Por eso. Por eso siento que no confiaré. ¿Cómo comienzas una relación con una persona en quien no confías?
-Cler, no debes cerrarte. Son cosas que se ganan, poco a poco, no en un día. Te han roto muchas veces el corazón, ¿no es cierto?
-No alcanzaría a contarlas. Ya sabes, la suerte no se hizo para mí.
-Entonces hazte tú para ella.
-Seamos sinceras, María.- dijo mientras movía su cabeza como si se negase a entenderlo.- Echa un vistazo a tu alrededor: ¿cuántas parejas engañadas ves? ¿Sabe esa chica lo que hace su novio a sus espaldas? No. ¿Sabe ese señor sentado allá a la izquierda lo que hace su mujer mientras él trabaja? No. ¿Conoce esa mujer allá al fondo la verdad acerca de las “reuniones de trabajo” de su pareja? No. No. No. Entonces, ¿quién dice que no seré una más de esas engañadas?
-¿Quién dice que no? Tú eres de las que opina que no todas las personas son iguales, mucho menos sus relaciones. ¿Qué te sucede ahora?- soltó María, mientras le quitaba el cigarro de la mano, apagándolo en la cenicera.
-Tengo miedo a enamorarme. Eso me sucede. - miró al vacío, con una expresión de miedo.
-Estás enamorada.
-Argh. A veces me gustaría que no dijeras lo que percibes.
-Y a mí me encantaría que fueses más fuerte.
-Más inocente. Eso es lo que necesito ser.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada