domingo, 28 de agosto de 2011

Hechos y no poemas

       Hace tiempo no escribo poemas. De esos que llegan al alma y tocan corazones. Palabras que sólo tienen una intención: dibujar sonrisas en la boca de mis deseos.
         He olvidado unir palabras para expresar sentimientos y sentir cómo mi pecho resuena al escribir para alguien en especial, queriendo ser leída y amada.
         Sin embargo, la poesía vive en mi mente, en mis dedos, en cada latido. Mirar el cielo es poesía y pensar en el amor también. Aunque no lo plasme en letras, lo respiro.
         Poemas hay muchísimos en el mundo y yo podría pasarme la vida escribiendo miles más, para alegrar tus ojos, para decirle a alguien que lo pienso, que lo siento.
         Aun así, el mayor regalo que podría hacer ahorita no serían unas simples palabras, sería demostrar con hechos lo que un escrito no puede describir, ni siquiera tecleando infinitos caracteres.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada