jueves, 12 de enero de 2012

          Quisiera poder escribirte todo lo que siento… aunque nunca lo leas.
         Decirte cada día, por ejemplo, que sueño con tu piel y me imagino besando tus labios.
         Pero eres tan lejano… tan indescriptible.
         Y yo sólo doy vueltas dentro de mí.
         Huyendo del sentimiento.
         Buscando una solución.        
         Pero arrancar mi corazón no es buena idea.
         Y salir gritando que te sueño no es la solución.
         Porque mis dedos gritan pero tus ojos no escuchan.
         Y mi razón dice que estoy loca pero mi corazón late muy fuerte cuando te escucha.        
         Te veo en cada esquina de la vida y tú inundas todo de pasión.
         Pero aunque quisiera, no puedo escribir todo lo que siento en mi interior.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada